Rushkoff Douglas y sus 10 principios de la era digital | Multideas - Ideas de Negocios de todo el Mundo

Rushkoff Douglas y sus 10 principios de la era digital

Rushkoff Douglas y sus 10 principios de la era digital

En su libro, el experto estadounidense en medios digitales Douglas Rushkoff, formuló las 10 reglas de la era digital, que le ayudarán a ser no sólo otro usuario más de la red, sino a subodinar a la realidad online.

RushkoffD-212x300

1. Gestione su tiempo

La red Internet funciona de acuerdo con la regla «aquí y ahora mismo», no dispone de tiempo, porque desde hace mucho tiempo es parte de la vida cotidiana. Los mensajes, las noticias y los acontecimientos, todos ellos llegan hacia nosotros por sí solos y no exigen esfuerzos. “En lugar de funcionar en el tiempo, los ordenadores funcionan secuencialmente, es decir, de comando a comando. Nada sucederá, mientras no escriba una letra, y después otra más, etc. El automóvil espera la orden, y el tiempo entre las órdenes puede ser un segundo, o puede ser un día entero”. Resulta así que los ordenadores trabajan más rápidamente que las personas, y las personas tratan de alcanzar a los ordenadores. Llegamos al estado que Rushkoff denomina, el estado de la espera contínua. “Cada respuesta a un mensaje genera decenas de otras. Cuanto más rápidamente se reacciona, se espera aún más, ya que se tendrá que responder aún más y más. Esto conlleva al estrés eterno”.

Es importante señalar que Rushkoff escribió su libro hace 3 años, y desde ese entonces las cosas se han vuelto aún más interesantes.  Si se escriben entradas, se esperan los mensajes “me gusta” (Like) y los comentarios, si se buscan noticias, constantemente su comprueban hasta que grado son populares. Ahora abundan los dispositivos, que al recibir cada mensaje nuevo,  funcionan los avisos sonoros de la tableta y del teléfono, y todo esto se repite una y otra vez. Esto resulta ser bastante nervioso y costoso en el tiempo.  El autor ve la solución en que la persona debe de saber elegir, es decir, cuándo y con quién comunicarse, en lugar de permanecer “colgado” por largo tiempo en la red. Ignorar los mensajes es difícil, pero ver a los proveedores de noticias cada diez minutos, no es obligatorio.

2. No se olvide de la realidad offline

El espacio digital es bueno porque “reduce” la distancia, permitiendo comunicarse a las personas de los diferentes lugares del planeta. Pero existe el gran peligro de «perderse en la tecnología» y dejar percibir a los que te rodean. Siga la regla: cuanto menor sea la distancia, mayor debe de ser la comunicación en vivo. Es necesario distinguir entre lo «local» y lo «global», y no sólo en la vida cotidiana, sino también en la creación de la campaña publicitaria, en el posicionamiento de la marca comercial, etc.: “La fuerza del negocio local y de todas las actividades locales consiste  en entablar relaciones con una región concreta y con personas concretas. Una localidad en particular, significa  estabilidad”.

3. Aprenda a elegir y no a subordinarse

El mundo digital siempre requiere de la opción, y no abstracta ni difusa, sino muy exacta. Porque Internet, a pesar de toda su inmensidad, tiene fronteras comprensibles creadas por los programadores. Cuando Ud. se registra, supongamos, en una red social, en la columna, relacionada al “estado civil”, sólo puede especificar lo que propone el sitio-web. Rushkoff considera que esto no es concesión de libertad, sino más bien, una restricción. Por eso, al elegir tenemos que adaptarnos. El autor invoca no hacer click de forma inconsciente: es mejor en si no elegir, que someterse a las variantes sin pensar. No reduzca su propio mundo hasta el código binario.

4. Sea escrupuloso, no se deje llevar por la simplicidad imaginaria de la Web

Con Internet, encontrar la respuesta para cualquier tipo de pregunta es mucho más fácil y más rápido. Hasta aquí existen sus trampas en forma de prisa excesiva y de desgana para recomprobar la información. Rushkoff previene contra la información falsa y el conocimiento superficial: “En la prisa constante del mundo digital, terminar la lectura hasta el fin del artículo en “Wikipedia”, es un verdadero lujo, si uno ya encuentra la respuesta necesaria.  Captando los hechos “desnudos”, se corre el gran riesgo de perder el contexto, de transformar el proceso del conocimiento en una persecución de la información nueva y fresca. Sin el estudio a fondo del problema, incluso el hecho más brillante puede ser depreciado y después olvidado en poco tiempo. Vea las referencias en la misma “Wikipedia”, que por lo general da buenas listas de libros y artículos sobre el tema de interés.

5. No confunda lo real con lo abstracto

El mundo digital es una abstracción contínua, en la que es fácil quedar atrapado, si no se expresa a través del mismo las ideas y pensamientos específicos. Rushkoff recuerda que una de las abstracciones cotidianas es el lenguaje, y ¿qué se puede decir sobre Internet, donde los límites y los alcances son mucho más grandes?. La abstracción virtual siempre debe de basarse en algo real, porque sólo así se puede garantizar el éxito. Un buen ejemplo, es el béisbol de fantasía, cuando se crea un equipo virtual de jugadores, y los puntos se otorgan en dependencia de las acciones reales de los prototipos  en el campo. Además de esto, en la red  todo tiene sus escalas, y si el proyecto es más grande, es mucho mejor. Pero extender todo indiscriminadamente , no es necesario.   “Dominan, como regla general, los que elevan el nivel de la abstracción. Pero si se tiene en cuenta que una escala no es adecuada para todos, entonces se podrán conservar las unidades locales y específicas en condiciones de las exigencias de la globalización”. Lo global generalmente supera  a lo local, los motores de búsqueda superan a los sitios-web, y los agregadores a los motores de búsqueda. Pero esto no es un axioma. Si se determina para si mismo un nicho específico, que no sea demasiado ambicioso, siempre será posible ocupar un lugar bueno y sostenible.

6.  Sea Ud. mismo

El mundo digital es impersonal, puesto que a menudo es anónimo. El anonimato permite manifestarse sin verguenza, suprimiendo el sentido de la responsabilidad. Los resultados: la crueldad excesiva, la grafomanía y el odio.
El segundo problema es la falta de comprensión del interlocutor por la imposibilidad de verlo. El autor compara este fenómeno con el Síndrome de Asperger: la dependencia de las palabras por la imposibilidad de mirar en los ojos al interlocutor. Esto conlleva a la incomprensión, a las ofensas casuales y las tentativas inútiles para entender el pensamiento de otra persona. Algunas personas especialmente impresionables pueden todo el día examinar el mensaje, preguntándose su significado: ¿ironía, una broma inofensiva o una afirmación seria? ¿Y lo más importante – como reaccionar a esto? Es mejor no temer volver a preguntar. Es mejor hacer más de preguntas en lugar del abismo de la incomprensión. Y hay aún un tercero, sobre lo que no escribe Rushkoff, pero que sabe otro autor — Paul Graham («¿De qué no debes de hablar?»). Se trata de la moda de las palabras y de las formas de la expresión. Además existe el problema de las palabras y formas tendenciosas, que son aburridas. Por eso más vale pensarlo dos veces lo que uno desea expresar.

7. No venda a sus amigos

Según la convicción de Rushkoff, el sentido de Internet es la comunicación, y no el dinero ni el contenido. La función principal del mundo digital siempre será la comunicación, y cualquier intento de hacer dinero con él destruiría toda la filosofía y la integridad de la red. Sus amigos no son coágulos de contenidos, más bien son lo que hace que Internet exista y se desarrolle. No es necesario buscar sin pensar entradas publicitarias y dar a los amigos en las manos de los especialistas en marketing. Las marcas comerciales también deben de ponerse a pensar. Con los banners intrusivos, la cantidad de suscriptores no aumentará, pero la socialización de la marca y la creación de las condiciones para la comunicación de los consumidores, conducirán a resultados positivos.

8. Diga la verdad

Con el advenimiento de los medios de comunicación digital, la información se transmite instantáneamente que ocultar la verdad es cada vez más difícil. La gente, sin embargo, hasta ahora se las inventan como pueden: con las opiniones falsas, con la optimización negra, con la siembra del contenido viral, pero todo esto es de corta duración. Una vez que la persona se entere que lo han engañado, él nunca volverá, e incluso publicará al respecto una advertencia en todas las redes sociales. Comprobar la información ahora es fácil, lo que hace que la mentira sea muy  vulnerable. La regla es una sola: Si Ud. desea vender un producto: que sea de alta calidad  y no se ponga a inventar.

9. Comparta en vez de robar

La red debe de ser abierta, en esto consiste su sentido y es una de sus principales ventajas. Internet nos ayuda a compartir con los demás lo que tenemos, a hablar de sí mismos, de nuestros trabajos y proyectos. Pero tan pronto se borra la línea divisoria, entre el compartir y el robo, la apertura juega contra nosotros.

10. Aprenda a codificar

129-064d1dd0a9La realidad digital es creada por los programadores. Ellos determinan donde empieza y termina vuestra libertad en la red, cuáles serán las restricciones, y lo que nunca lo hará incluso con el deseo más ardiente. Para evitar convertirse en un rehén de la matriz, es necesario aprender a programar por sí sólo. Si «la madre es profesora, y el padre pianista» y aprender a codificar es rigurosamente imposible, es deseable por lo menos entender un poco, cómo son los procesos en la red y en que consisten sus diferencias fundamentales con la realidad offline. De lo contrario, se puede caer en la trampa y convertirse en una víctima de la monetización implacable de las iniciativas ajenas.

 ——-

Traducido, adaptado y publicado por Mauritz.

(Se prohíbe copiar categóricamente, sin la referencia activa obligatoria a este Blog!)

 

(Ref.: Rushkoff.com/program; Cossa.ru; Es.scribd.com)

Compartir en redes sociales

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*



Яндекс.Метрика