¿La avaricia, es sinónimo de riqueza? | Multideas - Ideas de Negocios de todo el Mundo

¿La avaricia, es sinónimo de riqueza?

¿La avaricia, es sinónimo de riqueza?

im_verdes¿Quién de nosotros, no sueña en hacerse rico?  Pero las opiniones convencionales señalan que, para lograr la prosperidad material, se requiere trabajar mucho o tener suerte, pero el hecho real es que son sólo mitos. Las personas, que realmente son ricas, se distinguen de las demás por la manera especial de pensar. Y esto es la garantía de la prosperidad.

Estos millonarios extraños

Parece ser que si se dispone de bastante dinero se puede comprar cualquier cosa. Sin embargo, las historias sobre los millonarios, que cuentan cada centavo, se han convertido en fábulas populares. Tal vez, el primer lugar aquí lo ocupe la financista de Chicago, Henrietta Howland Green (“La Bruja de Wall Street”). Se dice que, al ser ya millonaria, ella alquiló una vivienda barata y que calentaba la harina de avena no en una cocina, sinó en una batería, y que durante una noche entera buscó un sello extraviado  de 2 centavos que debía pegarlo en un sobre… Cuando su hijo Ned, se lesionó de la pierna, casi se lo amputan, por el hecho de que Henrietta  tres días se las pasó buscando un hospital gratuito!.

Se sabe bien que la señora Green falleció en 1916 a la edad de 82 años: la causa de la muerte fue un golpe, que sufrió cuando descubrió que su cocinera habia pagado por demás por una botella de leche… Su fortuna se estima que fue de 100 millones de dólares.

A Jhon Paul Getty, treinta años atrás, se le consideraba que era el hombre más rico del mundo. En ese entonces, su fortuna se estimaba en 4 mil millones de dólares.  Getty también fue famoso por su propensión a la economía. Por ejemplo, él ordenó instalar un teléfono público en su villa para que los huéspedes  paguen por sus propias llamadas.

Una vez, en la familia Getty ocurrió una tragedia: unos chantajistas secuestraron a su nieto y le exigieron un rescate de 17 millones de dólares. Pero el multimillonario se comprometió a pagar sólo despues de que los delicuentes le enviasen un sobre con el pedazo de una oreja cortada del muchacho. Y aquí Getty se puso a negociar hasta el último, dando al final a los secuestradores sólo 2, 7 millones de dólares.

¿Y ahora crée Ud. que los ricos de hoy, son otros? Los estudios realizados en EE. UU. han demostrado que uno de cada cuatro millonarios usa zapatos que no cuestan más de 100 dólares, uno de cada diez no usa trajes más caros de 200 dólares, y sólo un tercio de los ricos viaja en automóvil, de menos de tres años de antiguedad…

Es curioso que muchas personas ricas no escatimen el dinero en los llamados atributos de status. Compran sus propias casas caras, coches, bolígrafos, ropa , pero al mismo tiempo ahorran en las propinas en los restaurantes.

 Según los expertos, todo es cuestión de psicología. Juzgue Ud. mismo: la mayoría de nosotros, al convertirnos en propietarios de una gran cantidad de dinero, es probable que lo gastemos en algunas compras caras, o, por decir, en viajes.  El dinero se dispersa rápidamente, y, por su puesto, de esta manera no se ganan millones. En cuanto a los millonarios y multimillonarios potenciales, ellos, seguramente, depositarán el dinero en el banco. Además, no tendrán que pagar donde no se pueda pagar, y no sobrepagarán por lo que se pueda comprar más barato.

Justamente ésta característica de economizar, el saber ahorrar y no gastar el dinero, es los que les hacen  que sean personas acomodadas.  Comúnmente se piensa que un  hombre rico puede no contar su dinero, pero es al contrario, porque así estas personas se vuelven ricas, por el hecho de saber contar muy bién!.

¿La riqueza conduce al egoismo?

¿Y cómo influye el dinero sobre las personas? Psicólogos y economistas estadounidenses y canadienses efectuaron una serie de estudios, cuyos resultados resultaron ser simplemente impresionantes.

A 500 personas voluntarias los dividieron en dos grupos: Sobre el primer grupo se aplicó un efecto inconsciente, obligándoles a pensar en el dinero, yel segundo, de control.

En la primera fase, a los voluntarios se les dió una tarea de rapidez, en el que ellos debían de componer, de un conjunto de palabras sin sentido, una preposición.  Asimismo, al primer grupo se les ofreció palabras, en las que de una u otra forma figuraba la palabra dinero, y al segundo, palabras neutrales. Despues, todos recibieron otra tarea de hacer con unos discos, determinadas figuras geométricas. Y aquí resultó que el grupo, que componía las frases sobre el dinero, se las arregló con la tarea mucho mejor, que el grupo de control!.

Durante el segundo experimento, al primer grupo se les mostró  equipos protectores de pantalla de ordenador con imágenes de billetes de dinero, y al segundo grupo, pantalla vacía o protectores con imágenes de acuarios con peces nadando. Luego, a los participantes se les pidió idear un proyecto de concepción publicitario. Aquí se podía actuar sólo o por parejas. El resultado fue que del 83% de participantes en prueba, a los que previamente se les mostró el dinero, eligieron la tarea individual, mientras que del otro grupo, la cantidad de personas “solas”, no superó el 25-30%!.

  Cuando al final, a los voluntarios se les pidió hacer una donación en beneficio del fondo estudiantil, el importe reunido del grupo “monetario” resultó ser menos de la mitad que del grupo de control.

Además, se reveló que las personas más ricas son mucho más propensas a despreciar la moral social. Durante el estudio, a los transeuntes en un cruce de calles  se les pidió aproximarse al paso de peatones y hacer el simulacro de que van a cruzar la calle,   pero, estos más bien optaron por mirar a los que cruzaban por entre los vehículos.

Por la ley del Estado de California, si un conductor ve a un peatón que se dispone a cruzar la calle,  debe de detenerse para permitirle que pase. Sin embargo, los propietarios de marcas de automóviles caros de prestigio frenaron tres veces menos que los dueños de vehículos más baratos.

¿Cómo se puede explicar esta conducta “burguesa”? Según los sociólogos, como los ricos tienen más recursos que otros, ellos se sienten más independientes que el resto de la sociedad, y por eso es que menos les preocupa  de cómo serán juzgadas sus acciones. Por un lado, el dinero estimula a la gente para el éxito, haciéndolos más seguros de sí mismos y autosuficientes. Y asimismo, los ricos potenciales no sienten la necesidad de la interacción social y se muestran reacios a ayudar a los demás, considerando que la persona debe de resolver por si mismo sus problemas. De modo que el dinero, por desgracia, realmente daña a las personas …

Traducido y publicado por Mauritz.

(Se prohíbe copiar categóricamente, sin la refrencia activa obligatoria a la dirección de este blog!)

(Ref. artículo en ruso de Margarita Troitsina (Маргарита Троицына) //Digest.subscribe.ru)

Compartir en redes sociales

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*



Яндекс.Метрика